Noticias
 
08 de junio de 2015
Plantan más de 200 mil árboles, en dos meses

Entre los meses de abril y mayo del corriente año, la ITAIPU Binacional, a través del Proyecto Paraguay Bio y del programa A todo Pulmón, plantó más de 200 mil árboles, dentro del sistema de restauración y regeneración de bosques nativos, en las comunidades de La Candelaria (Alto Paraná) y Tembiaporã (Caaguazú).

Con el apoyo a 86 familias, dentro de este proyecto, se logró la reforestación de más de 150 hectáreas, en las comunidades de La Candelaria (Alto Paraná) y Tembiaporã (Caaguazú).

 
 
 

Además, otras 28 familias, que trabajan en viveros comunitarios, fueron beneficiadas de forma directa, fortaleciendo viveros locales y promoviendo el empoderamiento de mujeres rurales. 

Osvaldo Turlan, coordinador del “Proyectos de A Todo Pulmón”, comentó que, “desde la institución, se está innovando en la producción sustentable, se implementó la agroforestería, combinando banana con yerba mate o eucalipto, con el propósito de que los productores tengan un ingreso extra, vendiendo hojas de yerba mate o usando eucalipto, para producir sus cajones, para la banana”.

Enfoque netamente ambiental-socio productivo

Por su parte, el ingeniero Federico Pereira, del Proyecto Paraguay Biodiversidad, explicó que, efectivamente, el Proyecto Paraguay Biodiversidad firmó dos convenios con la ejecutora “A todo Pulmón Paraguay Respira”, a modo de concretar la asistencia a beneficiarios, ubicados en los distritos mencionados más arriba.

“Es de suma importancia mencionar que el proyecto Paraguay biodiversidad tiene un enfoque netamente ambiental-socio productivo, buscando, por sobre todo, recuperar, mantener o reinstalar de nuevo parcelas con árboles, de predominancia nativas; a modo de unir pequeños, medianos o grandes núcleos boscosos y así crear y consolidar un corredor de biodiversidad, en el cual pueda recuperarse la biodiversidad existente anteriormente; esto visto desde el punto de vista de la fauna, flora, suelo, agua y todo tipo de vida, que aporte a la biodiversidad, propiamente dicha”, indicó.

Mencionó que el proyecto trabaja con comunidades indígenas, en seis departamentos de la región oriental, como así también con pequeños, medianos y grandes productores.

Comentó que, mirando este enfoque, en la zona de Tembiaporã y La Candelaria, a través del promotor local, el Lic. Esmerio González y el equipo técnico del proyecto, realizaron, a partir de marzo de 2015, reuniones de presentación e información a pobladores de dichas comunidades, explicando a los mismos el tipo de proyecto, la forma en la cual puedan acceder al mismo y los tipos de subproyectos, que pueden realizar en sus fincas.

“Luego de realizar varias visitas a cada beneficiario, en las cuales se geo referenciaron las fincas y se levantaron los datos correspondientes a cada productor, se procedió a elaborar uno a uno los subproyectos, quedando plasmado en el documento lo proyectado por cada beneficiario para su finca; de tal modo que, para la zona de Tembladora, quedaron 46 beneficiarios y en La candelaria 40”, afirmó.

Expresó que se ha denominado a cada convenio: Restauración y Regeneración del Bosque Nativo, dentro del corredor de conservación N° 5 del Proyecto “Mejorando la Conservación de la Biodiversidad y el Manejo Sostenible de la Tierra en el Bosque Atlántico del Paraguay Oriental – Paraguay Biodiversidad"

Señaló que, una vez concluidas estas actividades, han contactado con “A todo Pulmón” a modo de que ellos puedan ser co-ejecutores de estos convenios, para ambas comunidades. “Esto debido a que el proyecto Paraguay Biodiversidad no puede otorgar ninguna ayuda directa a los futuros beneficiarios. La misma debe canalizarse a través de una ejecutora, la cual es la encargada de administrar los fondos destinados a cada comunidad”, explicó.

Destacó que dicha interacción entre Paraguay Biodiversidad, A todo pulmón y cada beneficiario se ve plasmada, actualmente, en la instalación de parcelas, con trabajos de restauración y regeneración, con especies nativas, principalmente, el eucalipto en un pequeño porcentaje y yerba mate; notándose, en ambas comunidades, la satisfacción inicial de los beneficiarios y pobladores, en general, por el trabajo en conjunto realizado; actividad que, a lo mejor, hubiese sido difícil realizar, sin la ayuda de Itaipu-Paraguay Bio y A todo pulmón.

“Ambos convenios tuvieron una vigencia efectiva de cinco meses, contados desde el depósito del primer desembolso, a finales del 2015; iniciándose los trabajos en campo, en enero 2016, hasta la fecha”; recordó.

Dijo que es de suma importancia mencionar que los trabajos de fiscalización y monitoreo siguen por parte de Paraguay Biodiversidad, a modo de dar continuidad a la asistencia técnica; esto buscando que las parcelas instaladas en ambas comunidades alcancen su desarrollo óptimo, y por sobre todas las cosas que generen algún rédito económico, como así también su aporte muy importante para el medio ambiente.

“Independientemente de los trabajos realizados en estas zonas, el proyecto continúa asistiendo a beneficiarios ubicados en Caazapá, Caaguazú, Alto Paraná, Guairá, Itapúa y Canindeyú, buscando, como se mencionó anteriormente, consolidar las actividades iniciadas en estos departamentos y distritos y buscando una segunda etapa de Paraguay biodiversidad”, finalizó.